google.com, pub-1832723248181969, DIRECT, f08c47fec0942fa0

La electricidad no es ninguna tontería, no solo por su coste, sino porque una instalación defectuosa puede ser el motivo de catástrofes hasta de incendios.

Principalmente si se reside en una vivienda antigua es preciso llevar a cabo ciertas reformas para certificar el perfecto funcionamiento de la red eléctrica, pero hasta una vivienda nueva puede lucrarse de pequeñas reformas eléctricas que proporcionan una  mejor vida  en el dia a dia de las personas.

La gran duda sobre las reformas de las instalaciones es la siguiente: ¿Cada cuánto tendría que proceder con la reforma en las instalaciones? Por lo general los expertos en el sector suelen recomendar cada diez años, pero lo hacen por medidas de seguridad para consolidar de que no haya contratiempos. Realmente, con las edificaciones actuales, se tiene en consideración cómo llevar a cabo las instalaciones para obtener una duración mucho más prolongada. Gracias a componentes como la toma de tierra o la propia verificación de todos los materiales, las instalaciones aguantan en perfecto estado algunos años más que los diez que nos recomendaría un entendido de la reforma.

La reforma eléctrica de la vivienda

Funcionalidad: adapta tu vivienda a tus necesidades

 Generalmente, se suele hacer la reforma eléctrica cuando se va a proceder con otra reforma de mayor peso o, básicamente, porque se ha querido hacer una modificación estética del hogar.

Puesto que en la actualidad se usan una infinidad de aparatos eléctricos, el consumo medio de electricidad hoy en día es mucho mayor que hace 25 años. Por ese motivo, precisamos definir si nuestra instalación aguanta y tolera la potencia precisa para disponer de todos nuestros dispositivos. Si no es así, para aumentar la potencia contratada necesitamos reemplazar la instalación y demandar un nuevo boletín eléctrico.

Hay veces que la casa que se obtiene no está fabricada por nosotros, es decir, que hemos comprado una vivienda ya construida y la instalación está hecha desde hace tiempo. Puede pasar que los cables estén cubiertos en elementos textiles o, sencillamente, ver que todos los cables son iguales, en este aspecto percibimos una confirmación de que las instalaciones son muy viejas y, seguramente precisen brevemente una reforma.

Una restauración nos expone una ocasión perfecta para introducir el cableado en ventanas y terrazas (persianas eléctricas y protectores solares), así como para establecer un nuevo método de intercomunicación en la puerta (audio y vídeo), sensores de movimiento, etc. También, hay que tener en cuenta el cableado y tomas de corriente que se precisarán para la televisión, radio, ordenadores, teléfono, etc. 

Tipos de instalaciones:

Generalmente existen dos tipos de instalaciones: empotradas y vistas.

  • Instalaciones empotradas: Es de las más sólidas y seguras que se pueden establecer en la vivienda. Está a salvo de humedades o manipulaciones, que en otra clase pueden ser arriesgados si los cables están al descubierto. Principalmente, su instalación es muy básica. Se fundamenta en introducir los cables dentro de un hueco hecho en la pared, asegurándolos adecuadamente.
  • Instalaciones vistas: El acero, el metal o el cristal opaco son materiales empleados a dia de hoy para proyectar las instalaciones eléctricas vistas y evitar las obras para esconder el cableado. Se basa en tubos que se fijan a la pared y ocultan los cables hasta los puntos de interruptores y enchufes. Los tubos se fijan a la pared de forma fácil con abrazaderas metálicas.

Las instalaciones en zonas con humedad

En este caso nos referimos a la cocina y los baños. Son sitio muy complicados en cuanto a las instalaciones eléctricas a causa de su alto índice de humedad. Como todos conocemos, estos lugares están pensados como estancias húmedas a causa de que el agua está en constante movimiento.

Para finalizar, sugerimos contactar siempre con una persona especializada en el sector, para este tipo de reforma eléctrica a causa de que se trata de reformas complicadas y peligrosas para manos inexpertas.

Es verdad que en muchos casos nosotros mismos podemos responsabilizarnos de las reparaciones eléctricas, pero en cuestión de la cocina o el baño, es muy recomendable dejarlo en manos expertas, ya que como hemos explicado, son lugares muy delicados y un fallo podría provocar incidentes más graves.

A %d blogueros les gusta esto: