google.com, pub-1832723248181969, DIRECT, f08c47fec0942fa0

El coste de los abastecimientos conlleva un relevante peso en la cuenta familiar, pero es posible tener a raya ese desembolso: anota estas recomendaciones básicas para economizar energía con remedios cómo ajustar la potencia, equiparar las distintas tarifas, llevar a cabo un aislamiento en el hogar  o evitar el consumo en stand-by.

  • Optimizar el aislamiento, un factor primordial para ahorrar en las facturas:

Si quieres beneficiarte de un hogar eficiente, lo primero es perfeccionar el aislamiento. ¿Sabías  que el 42% de la carencia del calor en la vivienda se produce por las ventanas? Modificarlas por unas PVC con vidrio bajo emisivo y laminado corregirá el aislamiento acústico, la garantía y reducirá las pérdidas de energía incluso en un 66%.

  • Regula la potencia de energía:

La potencia contratada se podría denominar como el  “ancho de banda” de tu instalación de electricidad. No planear con exactitud qué potencia eléctrica necesita  nuestra vivienda nos puede salir muy caro. Y es que, al tratarse de un coste fijo del recibo, no podemos rebajarlo a no ser que controlemos la magnitud de nuestro suministro.

❏     Término variable: son los  los kW/h consumidos en la fase de facturación.

❏     Término fijo: es el que abonamos por la potencia de electricidad contratada.

 

economizar la luz

Decantarnos por una potencia u otra va a variar según:

  • Los metros por los que esté formado el domicilio.
  • Estructura familiar por la que esté compuesta la vivienda.
  • La clase de aparatos de electricidad con el que se dispone.
  • Los hábitos de consumo que tengamos diariamente

Según los aparatos eléctricos y electrodomésticos que dispongamos en nuestra casa, precisamos tener una potencia en concreto. Tener la potencia correcta va a variar del consumo de cada familia y de cada casa.

  • Aparatos en en stand-by:

El también conocido como ¨consumo fantasma¨se produce cuando un aparato está siempre conectado a la red pese a que no se emplee.

Si desconectamos todo lo que se queda como stand-by (los equipos de música, el ordenador, el cargador del móvil…) nos implicaría un ahorro en nuestra factura de hasta el 12%, evidenciando que si experimentamos un consumo próximo de (3.600 kWh/año) implicaría una ganancia de 54 euros.

  • Aire acondicionado y calefacción:

Tenemos que ser precavidos y considerar algunas sugerencias prácticas para economizar en aire acondicionado en verano y en calefacción en invierno  y de esa manera  aminorar al máximo consumo.

  • Sugerencia de ahorro en equipos de aire acondicionado:  Aunque la técnica en los equipos de aire acondicionado ha cambiado mucho y ya son muy efectivos y competentes desde el punto de vista energético sí que tenemos que considerar  algunas recomendaciones para economizar energía con el aire acondicionado en nuestros hogares.

Mantener la temperatura con sensatez, que no implique un consumo desmesurado para mantener la comodidad y el bienestar: La temperatura ideal para el aire acondicionado en los meses de frío deberá estar entre los 19/21ºC durante el día. Por la noche en las áreas destinadas al descanso, debería estar entre los 15ºC y a los 17ºC.

Depurar regularmente los filtros de los equipos de aire acondicionado para eliminar los restos de polvo o suciedad.

  • Emplea con conocimiento los electrodomésticos:

Ahorrar energía en la vivienda gracias al buen manejo de nuestros electrodomésticos es fácil si llevamos a cabo una serie de pautas.

Ser ecológicos y ahorrativos en este caso es la misma cosa, y desde cada vivienda, aplicandonos un poquito se puede conseguir.

  • Selecciona los programas que trabajan a temperaturas mínimas (al calentar el agua es cuando más gastan).
  • Aprovecha el temporizador del horno para automatizar el apagado del mismo.
  • De acuerdo con los especialistas, la lavadora es el tercer electrodoméstico que más energía consume en el domicilio. No la pongas en funcionamiento hasta que la carga no esté llena y usa en la medida de lo posible los programas “ECO”
  • Usa el lavavajillas si está lleno y así evitarás realizar diversas cargas más reducidas.
  • Si tienes que comprar un frigorífico opta por uno con las dimensiones justas a tus necesidades. A mayor volumen más evidente es el consumo. Ten cuidado al abrir la puerta más de lo necesario, cada vez que lo hacemos se escapa el frío.
A %d blogueros les gusta esto: