google.com, pub-1832723248181969, DIRECT, f08c47fec0942fa0

¿Cómo ahorrar energía en casa?

El costo de la energía (especialmente la electricidad) por kilovatio hora en España ha
alcanzado el nivel más alto de la historia. Unido a la crisis económica que sufren muchas
personas, el ahorro energético en el hogar se ha convertido en un requisito básico para
reducir los costes energéticos.

En esta noticia veremos una serie de recomendaciones para aminorar el consumo
energético en el hogar.

consumo de energía
Una de las cosas más esenciales es que estos consejos se pongan en práctica un día, y
luego los dejamos de lado, lo único que tenemos que hacer es convertirlos en hábitos para
que podamos reducir el consumo mensual.

Sigue leyendo y descubrirás ocho hábitos que nos llevarán a reducir el recibo energético de
los hogares.

1. Benefíciate al máximo de la luz natural.

La luz natural es gratis, nuestro país es uno de los países con más horas solares al día, lo
cual es un honor para nosotros, por lo que podemos ahorrar la iluminación de las casas
aprovechando al máximo la luz natural.

La iluminación de un inmueble gasta el 25% del recibo eléctrico de la casa, por lo que
ahorrar en este aspecto puede reducir considerablemente las facturas de la luz.

2. Si no usas la luz, apágala.

En ocasiones nos dejamos encendida la luz y no nos acordamos de apagarla cuando
dejamos de usarla. Todas las luces que no usamos deben apagarse, especialmente cuando
salimos de casa.

En cuanto a la iluminación, podemos utilizar bombillas LED, que consumen un 80% menos
de energía que las tradicionales. Además, debido a la presencia de detectores y teléfonos móviles con velocidades de transmisión de datos, podemos controlar de forma remota dicha
iluminación para utilizarlos de forma más eficaz.

3. Tarifas con discriminación horaria

El precio de la electricidad discriminatorio por hora divide el precio de la electricidad en
kilovatios hora en dos períodos: período punta y período valle. Las horas de menor actividad
(las más baratas) en invierno son de 22 a 12h.

Una forma muy eficaz de reducir los recibos de la luz es aprovechar las horas de menor
actividad para utilizar los equipos que más consumen: lavadoras, secadora, lavavajillas o
planchas.

4. Cubra la olla cuando esté cocinando

Para ti esto puede parecer una tontería, pero si no cubrimos los utensilios de cocina se
perderá mucho calor generado por la cocción, por lo que se consumirá más calor.

Si construimos este tipo de utensilios cocinaremos más rápido y consumiremos menos
energía.

5. Desenchufe los dispositivos que no esté usando

Otra cosa que quizás no crea es que la energía en standby consume el 12% de su recibo de
electricidad.

Una forma de hacer que estos electrodomésticos sean fáciles de desconectar y se
conviertan en un hábito es utilizar centralitas. Gracias a ellos, podemos conectar y
desconectar varios dispositivos al mismo tiempo.

Otra alternativa es el enchufe inteligente, que puede conectar y desconectar completamente
el aparato sin tener que desenchufar el aparato. Este enchufe también se puede programar.

6. Utilice los aparatos eléctricos de forma eficaz

Compra los electrodomésticos más eficientes. Cuanto más eficiente es el equipo, menos
energía consume. Aunque este tipo de equipos son más caros, lo cierto es que al reducir el
consumo, suponen una enorme inversión.

También es importante utilizar correctamente los electrodomésticos, mantenerlos limpios y
realizar un mantenimiento preventivo.

7. No abras demasiado el frigorífico

El frigorífico es básicamente un micro acondicionador de aire. Cuando se abre el
refrigerador, el aire en el refrigerador es más frío que el aire en la cocina y el aire “cae”
hacia el piso, dejando espacio para que entre aire caliente. Esto provoca que la temperatura
interna del frigorífico suba, por lo que es necesario utilizar un compresor para restablecer la
temperatura ideal, lo que lógicamente aumenta el consumo.

8. Mantenga la temperatura adecuada en casa

En invierno, la temperatura adecuada está entre 21 y 23 grados, aunque la mejor
temperatura es de 21 grados.

En este sentido, para mantener la temperatura lo más estable posible, lo mejor es mejorar el
aislamiento de la casa. Para ello, no se requiere ningún trabajo importante, pero con solo un
pequeño cambio, podemos lograr una temperatura más estable. Por ejemplo, puede
considerar cambiar la ventana, lo que puede ahorrar hasta un 60% de los costos de
facturación.

A %d blogueros les gusta esto: